Hace una semana estuve en Chile

El domingo pasado fue el último día que estuve en Chile luego de un poco más de dos meses con mi familia. Fue un viaje distinto. Fue un regreso triste. Cuando estuve allá, durante el primer mes, no logré dimensionar lo que significaba. Mayo fue todo lo contrario. Visité mucha gente… bueno, menos de la que hubiese querido en realidad, pero miro para atrás y veo que fueron muchos y muchas. Hubo días que con Daniela no hicimos nada. Era despertar, desayunar, ver la tele, ir a la carnicería, cocinar, ver la tele, entrar al internet, ordenar la casa, preparar la once, ver la tele, entrar al internet, ver Mundos Opuestos y dormir. No hablo de un gran panorama, pero sí de una rutina que, aunque no la hiciera comúnmente cuando viví allí, extrañaba. También hubo días en que todo era levantarnos temprano y salir muy abrigados. Siempre hubo cosas que hacer. Siempre hubo cosas que no hicimos. Recorrimos mucho, nos cansábamos, gastamos y también ahorramos. Daniela estuvo muy ocupada, tuvo muchas ventas, hizo cursos (en total alcanzó a dar 3 talleres), también ella asistió a un par. La lana y los telares gobernaron nuestras vidas. Fueron sus papás, conocieron a los míos. Hubo comida y bebidas. Los llevamos a Valparaíso el día que nuevamente ardieron en fuego los cerros. Daniela hizo un montón de amigas. Yo volví a ver a muchas amigas y amigos también. Nos tocó mucha lluvia, supimos lo que era la Ayahuasca y Daniela se hizo fan de la Santa de los Transexuales. Fuimos y no fuimos a La Jardín. Creo que Daniela ya ama las ferias libres. Fuimos donde la Mami y comimos mucho. Mi mamá y Daniela se hicieron grandes amigas, saldaron la deuda pendiente del año pasado. Me uní mucho más con Alejandro. Y siento que descubrí un amor incontrolable por Sophia. Me peleé con Felipe. Fuimos al estadio. La Católica le ganó a la U en San Carlos y mis amigos dejaron de creer que yo era yeta. Todos los días inventamos negocios en nuestras cabezas. Comimos mucha marraqueta con palta. Fuimos a M100, el Barrio Italia, Parque Bustamante, Quinta Normal, Providencia y Estación Central. Estuvimos con la Crisol que volvía de su gran viaje de 9 meses por Sudamérica. Vimos al Gepe (dos veces!!), a la Camila Moreno, a la Fakuta… la Fakuta! Cómo olvidar que hasta hicimos completos en su casa. También visitamos a la Neve, que justo estaba de cumpleaños. A propósito… siento que pasamos miles de cumpleaños desde que llegamos: mis primas gemelas, mi papá, mi tía, mi hermano, amigos y más familiares… qué loco!  Dije que pasamos frío? Fuimos a Casa Ideas y recolectamos cosas para nuestra casa que desde esta semana ya lucen ahí, tan bonitas y tan chilenas. Daniela redescubrió el mote con huesillo, se atrevió a comer el que hicimos en casa y le gustó. Luego en la cima del Cerro ese grande que está en Santiago, lo probó junto a sus papás. Sentí ganas de cantar la canción nacional cuando vi que les gustó. A sus papás no les gustó nada la cocina chilena y sufrieron mucho. Y yo sé lo que se siente, llevo más de un año luchando con lo mismo. Ah!, pasamos frío, pero lo combatimos con mi calienta camas… un gran invento del ser humano que nos trajimos para el duro invierno que se vivirá…. dentro de 6 meses!!

Recién llegados a Chile fuimos al Lollapalooza

Recién llegados a Chile fuimos al Lollapalooza

Yo ya no sé cuándo volveré a Chile y sé que no debo pensar en volver lo antes posible. La vida que estamos sembrando en este país debe comenzar a brotar y nosotros también queremos que eso ocurra pronto. Pero hay un ‘pero’, un pero que yo no esperaba, que no imaginaba. Esta vez me vine triste, me vine extrañando, me vine sintiendo que, a pesar de traerme tantas cosas personales que estuvieron guardadas en cajas, estaba dejando lo que ya somos con Daniela en Santiago. Lo que yo era no lo extraño, lo que vi que podemos ser y efectivamente fuimos sí lo extrañaré mucho. Es raro, porque no disfruté al 100 cada día, no fue turismo, no fue ir a algo puntual, ni menos fue ir de pasada a saludar… nosotros esta vez fuimos a vivir y nos dimos cuenta de que nuestra vida es posible tanto aquí, como allá… incluso, más allá que acá.

Bustok

2 pensamientos en “Hace una semana estuve en Chile

  1. Gracias por compartir tu música y letras.. pronto me voy de Chile con la intención de no volver, no le temo a nada, sólo a la nostalgia. Si tienes a alguien con quien compartir tus sueños, se va sanando lo anterior, ojala yo encuentre a ese alguien donde me iré: Brasil. Abrazo.

    • Gracias por tu comentario! No sabes en qué!!! momento llega! Justo en estos días la nostalgia anda rondando con todo por aquí y aunque tenga a esa persona de la que hablas (incluso a una hija de 3 meses de vida ahora) la nostalgia es algo que nunca voy a superar. Saludos!

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s