Mi amigo Pato

Cuando me cambié a mi segundo colegio en 1990, conocí varios tipos entretenidos. Tuve un sólo mejor amigo y se llamaba Marcelo. Pero de él no hablaré.

Hoy quiero hablar del amigo Patricio Torres, sí, como el actor. Resulta que el amigo Pato era tan o más pobre que mi ex amigo Erwin, por eso a todos nos sorprendió mucho cuando en la venta de completos (en la cual se recaudaban fondos para la elección de la reina y rey feo del colegio), el buen amigo Pato compró completos para todos. No era menor, pues tener un billete de 5 lucas a los 8 años y cuando eras el compañero más humilde de la clase, era algo casi imposible.

Pero bien. A esa edad uno se cuestiona las cosas, pero por no más de un minuto, así que todos disfrutamos de los deliciosos completos que, entre otras cosas, podían ayudar a mi candidatura a rey… era mi primer año en ese colegio y como muestra de aceptación a mí y a mi compañera Luna, quien también venía del Rafel Sotomayor Baeza, nos habían elegido “los reyes”.

La cosa es que al día siguiente el amigo Pato saca 10 lucas para volver a rajarse con completos (y bebida) para todos. Luego de nuestro respectivo cuestionamiento de un minuto, volvimos a disfrutar.

Pero las mamás son las mamás.

Y la mamá de la Luna era LA MAMÁ. Pucha que era metía la señora. No le bastaba con ser la que organizaba todo. También pelaba el tomate, hervía las salchichas y calentaba el pan. Y en sus ratos libres resolvía casos misteriosos, como el de la fortuna de mi compañero. Y como tal desenmascaró al gran Pato Torres.

No recuerdo mucho cómo fue todo el procedimiento de pesquisa contra mi compañero, pero tengo vivo el recuerdo de cómo se enfureció y golpeó con sus puños las paredes del colegio. Estaba rojo, de furia, no de vergüenza. Yo lo miraba y creía saber qué le pasaba, pero no me atrevía a preguntar nada.

El Pato Torres había robado la plata con la que su mamá pagaría el agua.

Al final el Pato faltó como dos días seguidos al colegio, de la plata de los completos se sacó una parte para ayudar a la mamá de mi amigo y yo no fui rey feo del Welcome School.

Como dice el título del poema de Gabriela Mistral… ese año 1990, todos íbamos a ser reyes.

Y bueno, llegó el día de la coronación y yo (el primero de izquierda a derecha, justo abajo de la C de School), no logré ser el Rey del colegio... pero disfruté mucho los completos que auspició el amigo Pato.

Y bueno, llegó el día de la coronación y yo (el primero de izquierda a derecha, justo abajo de la C de School), no logré ser el Rey del colegio… pero disfruté mucho los completos que auspició el amigo Pato.

El Rey Bustok.

2 pensamientos en “Mi amigo Pato

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s