El celular de palo

Cronológicamente el celular llegó a Chile en 1989, fue ese año cuando portar el clásico diseño grande, pesado y con antena hacía realidad no sólo la idea de poder estar ubicable en cualquier lugar, sino que también, y casi por obviedad, te daba status.

La red fija a principios de los 90’s realizaba el sueño ochentero de Pinochet cuando declaraba que “de cada siete chilenos, uno dispondrá de teléfono (al final de su ‘Gobierno’)”, por lo que hablar de celular, era hablar de dinero, lujo y, otra vez, el tan ansiado status que te hiciera sentir en lo más alto de la escala social.

Pero dicen que el chileno es aparentador y vivaracho, y cuando ambos calificativos se unieron a mediados de los 90’s para hacer frente a la imposibilidad de tener un teléfono móvil, fue el momento en el que nacieron los clásicos y recordados “Celulares de Palo”.

Recordados son los cientos de automovilistas que conducían despreocupados y atentos a una “conversación telefónica” con un tercero que en realidad no existía, pues su modelo de teléfono no era más que un trozo de palo o madera pintada que simulaba un celular. La masificación del celular de palo llegó a tanto que incluso fue comercializado en la calle por vendedores ambulantes, que ofrecían por $500 un celular que si bien ya no era de palo, seguía siendo inútil, pues se trataba de un simple juguete.

El avance en materia de telecomunicaciones hacia el 98 logró que las llamadas sólo fueran pagadas por quienes las realizaban y no por quien las recibía, esto resultó propicio para acercar el celular a la clase media logrando que muchos se endeudaran por un celular real.  Aquel fue el momento en el que nació también el clásico: “Aló Faúndez?”, publicidad de “Amistar” en la que un “Maestro Chasquilla” portaba un celular. El impacto fue tal que para aquellos años cada vez que a algún afortunado portador de celular le sonaba su teléfono era común lanzarle bromas como: “weeeena Faúndez” o “contesta Faúndez!!”.

Hoy hay personas que tienen hasta 3 celulares y la tecnología sigue sorprendiéndonos semana a semana. El celular de palo ya es historia y el día de hoy jugar la víbora en un Nokia unicolor modelo ´ladrillo’ es casi una humillación. Hoy Faúndez quizás porta un Iphone 4S… pero el clásico chileno con ganas de aparentar lo que no es, seguramente sigue por ahí haciendo uso no del celular de palo, pero sí de la mentalidad que lo creó.

Hubiera sido fácil agregar una foto del celular de palo, pero el bit y la madera se volvieron a unir para la triste estafa de 2010 con veintitantos niños de Punta Arenas.

Hubiera sido fácil agregar una foto del celular de palo, pero el bit y la madera se volvieron a unir para la triste estafa de 2010 con veintitantos niños de Punta Arenas y los tristemente recordados Notebooks de Palo

Faúndek.

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s