Es difícil ser bebé

No sé pq pero me estuve acordando del Jordy, el pendejo francés que cantaba a los 4 años que no quería ser bebé. Quizás tanta onda noventera que me está rodeando por estos días es lo que me ha hecho recordar tantos “éxitos” de la década de mi vida, los 90´s.

Bueno, el asunto es que yo sé que todos recuerdan que el cabro chico era hijo de una familia de productores musicales que ante el éxito de su hijo con un single que dio la vuelta al mundo, decidieron explotarlo y sacarle dinero hasta más no poder. Cuento corto, el gobierno francés decidió interponer una especie de protección sobre el menor y prohibió que siguiera actuando. Tiempo más tarde los papás de Jordy se separaron y se produjo un quiebre que terminó no sólo con la destrucción de su familia, sino también con la carrera “artística” de un niño de 4 años.

El impacto de Jordy fue tan mega importante a nivel mundial que los sudacas sucios de este lado del mundo sacaron una copia… y no fue en Chile. Fueron los papás de otra menor los que creyeron que su pequeña también tenía dotes musicales y decidieron grabarle un disco con la versión en español del ya clásico hit que era cantado en francés. En un arranque de originalidad la llamaron Ferny y le metieron el dedo, la mano y el brazo a medio mundo asegurando que la pequeña había roto el record mundial de su similar galo… record que señalaba que era la menor más menor del mundo en cantar y de paso dejar en ridículo a sus padres.

En realidad la historia y memoria noventera señala que el famoso libro de los Récord Guiness sí registra que el cabro chico francés fue un top mundial al obtener un número uno, número uno, número uno, número uno, número uno…  cuando por allá por el noventa-y-algo llegó al Top Wan del la lista de los 100 sencillos del Billboard. Pero de la argentina, ni un mensajito como chanta encontré luego de una ultra mega e importante investigación que realicé… en Google.

La cosa es que luego pensar semana tras semana sobre el futuro de estos genios de la música infantil recién hoy “me cayó el 20” y asocié todo esto con un suceso que me ocurrió hace unos días. Nosotros, los chilenos de corazón, también tenemos nuestra Jordy. No cantaba eso de que odiaba ser bebé y tampoco fue parte de lo que botó la ola de los 90’s. No señores, Christell, la chiquitita que imitaba a otra chiquitita que cantaba rancheras, llegó en la era de los dosmil a Rojo y nos hizo bailar a todos moviendo el ombligo, oh, oh, oh.

La cosa es que comprando baratijas en Ciudad Juárez me encontré el disco insigne de Christell, nuevo, original y sellado a sólo 9 con 99!!!, algo así como a 380 pesitos chilensis!!!! Sentí orgullo patrio, fue como el día que canté el himno nacional en el estadio de Mendoza, Argentina, pero con la diferencia de que acá estaba solo y rodeado de cd´s de música de gente desconocida o cantantes valorados en la módica suma de 10 pesos mexicanos.

No lo compré y me llevé otro de Jorge Drexler por el mismo precio (algo de lo que aún me arrepiento). Pero una vez en casa le conté a mi gente de acá de México quién es en realidad Christell, pues igual es emocionante decirles que era una perjenia que saltó a la fama cantando en Rojo la famosa “México Lindo y Querido” , sí, millones de años antes de que brillara con su ombligo bailarín.

Y como “todo calza pollo”, recordé el triste incidente de su papá explotador y tirano cuando la obligó a cantar la de Barney en medio de un fuerte dolor de guatita que la niña sentía. Quizás la culpa fue del batido Soprole que se le pegó en la panza a la ídola, pero el irresponsable número uno fue su papito, quien con el signo peso en sus ojos le insistía e insistía que cantara la última.

Y es así como la historia de las tres voces de los mini ídolos de la canción más famosos del mundo entero terminó abrúptamente gracias al ingenio y aweonamiento de sus padrecillos. De esta triste estadística sólo se salva Pedrito Fernández, que no sólo conquitó el amor de la chavita de la mochila azul, sino que también ya de grande fue tan famoso que le puso los cuernos y andaba llorándole a medio mundo con su clásico “Yo No Fui”.

Y yo en esta parte de mi vida, finalmente puedo dormir tranquilo y dejar de pensar en las señalas que me daba la vida para recordar tantos incidentes de pequeños gigantes de la canción y la triste relación con sus padres explotadores.

Bustok, el que quiere seguir siendo un bebé!

3 pensamientos en “Es difícil ser bebé

  1. wena volá chistelsss! pero se le cayó pesao el carnet con los de arriba ahahah tengo 22 años & en mi vida me habian sonado, hasta vi los videos, porqe aaaalgo me podía sonar del coso, pero nada. Saludos anciano joven amigo!

  2. Busca en los libros guinnes del 95 y hay un premio a Ferny por ser la niña mas pequeña en obtener un disco de oro en America Latina, sino lo conseguis yo te lo doy, pero no hables por hablar.

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s