Tú y todos tus colores

Para mi chica de Galway:

Eres un ángel por visitar a mis papás. te dije que mi mamá no te odiaba?. Bueno, ya no. Ahora estás parada en mi fuerte, donde pensaba en mis cosas importantes. Aquí es donde me paré pensando en ti después de que nos conocimos. Al principio no me pareciste real. Nunca había visto tantos colores en una chica, pero parecías pertenecer a ese lugar. Tú y todos tus colores. ¿Recuerdas lo primero que me dijiste?

“Estoy Perdida”

A mí no me parecías perdida.

“¿Qué estás buscando por aquí?”

“¿El Parque Nacional de las Montañas Wicklow?”

“jajaja El Parque Nacional de las Montañas Wicklow. ¿Cuánto llevas caminando?”

“Varias horas”

“Entonces probablemente llevas varias horas en el parque nacional”

“Dios mío, esto es un parque? Hace tanto frío! El periódico decía que iba a hacer calor”

“Está haciendo calor. Sé que estás perdida, pero sabes que estás en Irlanda, no?”

“Bueno, mejor regreso”

“Y dónde es eso?

“En un hotel en Dunlougahairy.”

“¿Dunlougahairy?, No, creo que quieres decir Dún Laoghaire”

“¿Bromeas?”

“No. ¿Yo te mentiría?”

“¿Dún Laoghaire?”

“Dún Laoghaire”

“Está bien, gracias”

“Eres genial, pero vas para el lado equivocado”

“¿Por allá?, está bien”

“Creo que disfrutas mucho perdiéndote, no?”

“Sabes, de hecho no me importa tanto, aquí no.”

“¿Por qué viniste aquí?”

“En mi camino de regreso. Un viaje de la universidad. Empezamos en Grecia”

“Dios, es una caminata muy larga. Es un mal chiste”

“¿Qué estás estudiando?”

“Arte”

“¿Arte?”

“Sí”

“¿Entonces eres artista?”

“Todavía no sé”

“Genial”

“¿Haces algo o…?”

“Todavía no sé”

“Buena suerte con eso”

(Ella comienza a caminar)

“¿Te importa si caminamos juntos ya que vamos en la misma dirección? Me quedaré en este lado del camino. Ni siquiera tenemos que hablar. Sólo, sólo… es agradable a veces caminar con alguien sin hablar una vez que te lanzas.

(Ella responde afirmativamente con su cabeza)

Al principio lo de no hablar no duró. Muy pronto, no podía hacer que te callaras. Pero eras tan linda tratando de impresionarme con Blake y tus planes. No tenía idea de lo que estabas diciendo, pero no podía evitar amar la forma en que hablabas.

“‘Debo crear…’ Algo… ‘o ser esclavizado por…’ Algo. .’..de otro hombre’. Espera, ‘No… razonaré o compararé. Mi trabajo es crear…’ Algo. Ay, Dios!”

“¿Tú acabas de inventar eso?”

“No, es William Blake, pero lo arruiné por completo.”

“No, lo hiciste mejor. Yo lo entendí”

En realidad no entendía nada.

“Todo lo que sé es que si no descifras el ‘algo’ te quedarás como alguien común. Y no importa si es una obra de arte o un taco o un par de calcetines. Sólo crea algo nuevo y ahí está. Y eres tú en el mundo, fuera de ti. Y puedes verlo u oírlo o leerlo o sentirlo… y sabes un poco más de ti. Un poco más que los demás. ¿Eso tiene sentido?”

“Sí. Dices que quieres pintar calcetines”

“jaja tal vez”

En ese momento te amé.

“Oye, me gusta esta chaqueta”

“Se te ve bien, me la gané en una apuesta”

“¿Cuál era la apuesta?”

“En ese punto me había tomado unas Guinness de más, pero un amigo apostó que no podía conseguir que cierta chica me besara sin provocarla”

“¿Qué chica?”

“Su chica”

“¿Cómo lo hiciste?

“En realidad fue muy fácil. Uno sólo tiene que decirle a una mujer la verdad sin palabras. es como una señal que envías. La mujer simplemente la recibe”

“¿Y cuál es la verdad?”

“Que besarla a ella sería el final de la vida que conozco”

“¿Y eso es cierto para todas las chicas que has hecho que te besen?

“jajaja podía encenderla y apagarla cuando era más joven y no tenía principios. Cuando todas las chicas que podía besar eran el final de la vida que conocía”

“¿Y ahora?”

“Ahora sólo la envío cuando creo que ella puede ser la que la convierta en realidad”

(silencio prolongado)

“Ya sé dónde estoy. Gracias, fue un placer conocerte”

“No, puedo acompañarte al pueblo.

“No, está bien. Sé dónde estoy. Sé para dónde voy. Nunca olvidaré esto”

(Se aleja y vuelve a mirar)

“Ohhh tu chaqueta”

(Un perro se acerca ladrando)

“¡No, espera! Espera, espera, no te muevas”

(se acerca y la abraza)

“¿Qué?”

“Sí, es un perro salvaje irlandés”

“¿Un qué?”

“Tienes que quedarte quieta”

“Está bien”

“Acércate, como una persona. Y si nos separamos, él se sentirá amenazado y atacará nuestros órganos vitales”

“Qué órganos vitales? Todos mis órganos son vitales”

“Tenemos que quedarnos quietos. Ahora sólo deja que nos huela un poco. Ahora espera”

(Ella ve el nombre del perro en su collar y sabe que no es un perro salvaje)

“Tengo mucho miedo. ¿Me puedes abrazar?”

“Está bien. Sí, probablemente sea buena idea”

“Sí. ¿Crees que podamos darnos la vuelta y mirarnos sin asustarlo?”

“Está bien, claro”

“Pero movámonos muy lentamente ¿está bien?”

“Está bien”

(Al girar ella brúscamente le da un beso en la boca”

“Lo siento. Hace tiempo que no hago esto. He estado saliendo con un chico, pero no hacemos mucho. No sé por qué. Tal vez sea yo”

“No, es un chico que no sabe besar. Eso es un asunto de hombres”

“¿Sí?”

(La besa)

“Ese fue el más perfecto… perfecto primer beso”

“Ese fue el segundo. Este es el tercero”

(La vuelve a besar)

(Ella se aleja)

“Oye, ¿dónde vas?”

“No, quédate. Quédate”

“No, pero… tienes mi chaqueta”

“Lo sé. Me quedaré con ella a menos que nos volvamos a ver”

“Apuesto que sí”

“Es una apuesta que vas a tener que ganar, porque si nos volvemos a ver, ese será el final”

“¿El final de qué?”

“De la vida que conocemos”

“Mira, voy a cantar en un pub…”

“No, no, no. No me digas. Si casualmente entro al correcto, en el pueblo correcto, lo sabremos con seguridad, ¿no? Y si no, ese será el beso más perfecto creado jamás por dos extraños y lo dejaremos perfecto por el resto de nuestras vidas”

“¿Cómo te llamas?

“¡No, no! Espera, no, no. No lo hagas, no. No, no…”

(se aleja corriendo)

La vida que conocía había cambiado. Y ahora cambió de nuevo, amor. Verás, no me preocupa que te acuerdes de mí, es esa chica de la carretera la que siempre se te olvida. ‘Mi trabajo es crear, ni siquiera importa lo que hagas’. Tú me dijiste eso, recuerdas?

PD: Te Amo.

Decidí pegar esto acá porque esto se parece mucho a un momento de mi vida. Si bien en el mío no hubo besos, ni una carretera, ni un parque nacional de no sé qué… sí conocí a una chica en la cual nunca había visto tantos colores. Es increíble porque tal como la apuesta que ella le hace a él, sé que el día que la vea será el final de la vida que conocemos.

“PS: I Love You” (2007)

Bustok.

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s