Tuve y Tengo Miedo

Por Meke Kunt

Después de haber descrito una pequeña parte de mi vida en este blog, recibí un par de mails en los que sentí que la gente y particularmente mis amigos, me piden cosas que yo no puedo dar. Me di cuenta de que hay muchas personas que a pesar de no pensar como yo, constantemente reafirman mis historias de vida.

Quedé con la sensación de que a pesar de que me hicieron sentir cool, me asusté y me escondí, no quise seguir escribiendo, al menos acá y de la forma en que me lo había planteado. De todos modos es bueno aclarar algunos puntos y no salir corriendo como lo hice yo. Por eso volví.

Además quedé con la sensación de ser o parecer rebelde y no lo soy. En estos meses me di cuenta de que estoy viviendo una etapa difícil en mi vida. Okey, me siento desamparado. Lo que escribí ayer, sin ser importante, hoy me pesa, me condena y me tiene mal. Decidí abandonar la Ingeniería por un taller literario. Max y mamá sólo quieren matarme.

Comprendí que no estaba bien con lo que hacía. Soy un niño que decidió algo importante en un momento de su vida y hoy, siendo el mismo pequeño, me di cuenta. Sé que estoy creciendo, eso es normal, pero me había olvidado que también debía ser fuerte.

El choque con mi realidad resultó inevitable después de todo. El colegio era “ir al colegio”, levantarse temprano, leer El Mío Cid, sumar, restar, aprenderte una fecha y esperar el toque de campana. Después sólo había que regresar a casa a vivir.

En pocos días más debo decidir si doy o no la PSU y si vuelvo a entrar a estudiar algo, ojalá más humanista. No lo sé aún. Mamá y papá ahora se han unido contra mí y ya ninguno me apoya. Quizás trabaje, me vaya de la casa o me encierre en mi pieza y salga sólo para ir al refri por algo de comida y al baño, para botar esa misma comida. La verdad es que tengo miedo.

Hay muchas cosas de las cuales no sé nada de la vida y del mundo. Anoche por el MSN mi amigo Nomasfe me habló de la Isla Friendship. Los narcos, militares y policias libran batallas peores a las de Sarajevo en Colombia y México. El IPC sube y baja y me acabo de enterar de que en el norte una mina tiene atrapados a treintaitantos mineros hace varios días.

Y qué hacía yo mientras tanto?. Tomaba decisiones ridículas, me peleaba con mi padre y veía porno esperando a mi polola. Pero no es que me aflore mi máximo pesimismo. Sólo le tomé el peso al miedo que tengo de crecer. Y no es que quiera tocar la guitarra todo el día, ni que la gente se enamore de mi voz. Pues quiero estudiar sin sentir que lo estoy haciendo mal una vez más.

Mientras espero que pase esta tormenta, Fernanda, mi polola, prefiere salir los sábados a bailar con Dadiyanqui. A ella le gustan esas cosas que a mí ya no me divierten. Ella no está en edad de asumir lo que me pasa. Va al colegio acarreando una mochila que no le pesa, a esa edad pocos se fijan en eso.

No me da vergüenza decir que estoy en pleno proceso de madurez, sin embargo a nadie le importa mucho. Ni a Max, que sólo sabe romperme la nariz, ni a mamá que a esta altura cree que quiero ser poeta, ni a Fernanda que sólo se dedica a perrear mientras yo ya pienso en mi próxima gran decisión de vida, una que justamente se relaciona con ella. Espero no perderme esta vez.

Nos vemos.

2 pensamientos en “Tuve y Tengo Miedo

  1. Eres joven aún, equivocarse y cambiar es parte de eso. Simplemente no te sumerjas en la nada. Busca algo que hacer, el taller literario está bien. Esop. Es lo único que puedo aconsejar. Eso y que si crees que tus problemas no son tan grandes, entonces no te dejes vencer.

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s