02 de Octubre de 1999

Segundos antes de ponerme a escribir pensé en poner algo de música ¿Red Hot Chili Peppers o Faith No More?, al final puse el CD de los Red Hot, el One Hot Minute, disco que pertenecía al Esteban.

La primera vez que me enteré de la visita de los Red Hot a Chile lo supe por intermedio del Esteban, lo había escuchado durante las noticias de la desaparecida radio Concierto y aunque el grupo no le gustaba mucho, dijo que igual me acompañaría si se confirmaba todo…. “Después de todo es un mega evento y ese es mi sueño, Andrés”. Lamentablemente aquella vez fue una de las tantas falsas alarmas que se venían dando desde mucho tiempo atrás.

La mañana del 02 de Octubre del año 1999 desperté a eso de las siete, luego de que en el equipo sonara a todo chancho ‘Around the World’ del “Californication”. En realidad estaba todo planeado, lo había dejado programado la noche anterior para que me despertara. Lo único malo es que esa misma noche había estado tomando y la caña esa mañana era insoportable. A las siete veinte estaba en la ducha.

8:00 Hrs, afuera el Esteban ya está listo, le digo que me espere, como siempre mi amigo tan puntual. Busqué mi mochila y saqué los cuadernos del colegio, también estaba El Hobbit, pero lo dejé allí para guardar la entrada entre sus páginas, así no se arrugaría. Saqué del refrigerador una botella de Coca-Cola (2 litros) llena de Zuko sabor naranja y la metí en la mochila junto a un polerón azul y mi cámara Kodak. Partimos.

Tomamos la 380 “Maipú-Quilín”, más conocida por nosotros como “La Quiliwi”, así la bautizó el Esteban. En realidad deberíamos habernos bajado en Ahumada con Alameda, pero como con el Esteban queríamos ser músicos, primero pasamos a las galerías de instrumentos musicales que están en el hotel Crown Plaza. Aquello para nosotros era orgásmico. Guitarras y bajos por todos lados, era un sueño… más tarde caminamos por Alameda hacía el Almacenes París, ahí también habían muchos instrumentos (y un bajo muy barato que siempre quise comprar). Luego de dar unas vueltas por el Eurocentro y otras tiendas de música, pasamos a comer algo al “Mall del Centro”. Lo típico era el Lomitton, pero esa vez quisimos variar y preferimos el Doggi’s. Por supuesto que fui yo quien tuvo que comprar y pedir las dos Sprite (al Esteban parece que le daba vergüenza pagar, además si yo le decía que cada uno comprara su comida se enojaba y me decía “ya, no seai maricón po’ hueón” y me pasaba la plata). Con el estómago lleno caminamos a la estación Mapocho, si quieren que les diga la verdad, ya estábamos bastante cansados. Eran las doce del día.

Cuando llegamos nos llevamos una gran sorpresa… ¡No había nadie!, ¿qué pasó? “la entrada es por detrás”, nos dijo un guardia, a parte de comentarnos que había gente desde las seis de la mañana. Una vez instalados en las puertas de acceso, nuestro sueño comenzaba a hacerse realidad. Ahí estábamos los dos, perdidos en la gran masa de fanáticos, cagados de calor, mirando y conociendo minas y tomándonos el Zuko de naranja.

A medida que pasaba la hora, cada vez llegaba más gente, ya no podíamos estar sentados en el suelo, había que estar de pie, apretados, riéndonos, divirtiéndonos, tirando basura, agua, cáscaras, manzanas, botellas… recuerdo que le di en plena cabeza con una naranja a un tipo que se paró en una reja a pedir que pararan el hueveo. Lo peor que tiraron fue una botella de leche cultivada Soprole de medio litro que estaba media podrida. Yo quedé más manchado que el Esteban.

Como decía, todo eso ya era un sueño, el Esteban y yo lo disfrutábamos de verdad. La música, haber pasado escondida la cámara fotográfica, haber llegado a la reja, justo abajo de Jhon Frusciante, sentir el calor, la desesperación por conseguir una gota de agua, la presión de 12 mil personas detrás de uno, las lágrimas que se me cayeron cuando tocaron ‘I Could Have Lied’, las risas del Esteban mientras se burlaba de mí y de mi emoción. Todo fue parte de nuestro sueño.

Ahora las cosas no son como antes, desde que mataron al Esteban he intentado ir a los mismos lugares que solíamos ir juntos, el Portal Lyon y el paseo Las Palmas en Providencia, el Eurocentro en el Paseo Ahumada. Allí he visto los mismos discos que algún día juramos comprar, las mismas minas ricas y bonitas se siguen paseando en Lyon con Providencia. Los mismos niñitos engrupidos y cuicos con sus poleras y peinados bonitos, siguen frecuentando las tiendas del Portal y de Los Dos Caracoles. En fin, no hay nada que pueda cambiar mucho, salvo que él ya no esté aquí.

Recuerdo cuando fuimos a Rancagua sólo por el capricho de andar en Metrotren. Allí almorzamos en el Mc Donald’s y cuando pasamos al baño yo me robé un rollo de confort gigantesco (200 metros quizás) y de puro pendejos dejamos la cagá en ese lugar. En la plaza de armas de esa ciudad insultamos a una gitana que nos quiso ver la suerte y rayamos una banca poniendo el nombre de un amigo y su número de teléfono, pidiendo que lo llamaran hombres porque él era gay y cobraba barato (nunca supe si el Pape supo aquello).

La mayoría de la gente no sabe nada de equilibrio y armonía, una persona normal debería robarse un rollo de confort de un baño público, por lo menos un vez al mes o escribir “PICO PAL QUE LO LEE” en las bancas una vez a la semana.

Cuando estaba en el colegio pensaba que la vida se trataba de ir para adelante o para atrás. En la Universidad entendí que es mejor ir para el lado, es como tenerle plena confianza al destino. El destino nunca miente y está escrito. Yo sé que Dios no es una persona que juegue con los dados. A veces se me confunde el bien con el mal, pero según la mamá de un amigo, eso es normal en esta época. Si no fuera por la mamá de mi amigo yo nunca habría robado un confort de 200 metros en Rancagua. Ni siquiera me hubiese atrevido a decirle a una gitana “váyase a la mierda, vieja loca”.

Cada vez que hablo de Dios me acuerdo del Olguín, un compañero evangélico que tuve en cuarto medio. El Olguín, que en realidad le decíamos Comparini por lo igualito que era al animador, siempre me decía que hablara con cuidado de Dios, que no me metiera con Él, como si un día Dios me fuera a agarrar a combos a la salida del colegio o la bajada de la micro. Yo trato de hacerles entender que hay distintas maneras de encontrar el cielo. Antes creía estar en el cielo cuando escuchaba la última canción oficial de Faith No More, Pristina. Nietzsche decía que el cielo no existe, Benito pensaba que el cielo es una gran piscina llena de delfines y para Carcuro es una especie de fábrica desde donde caen grandes futbolistas como Bam-Bam Zamorano. Yo personalmente ya no tengo que saber cómo es el cielo para imaginármelo. Algún estúpido como el Comparini puede pensar que el cielo es una nube gigantesca llena de ángeles, pero se equivoca. El cielo es un gran concierto de Red Hot Chili Peppers mientras se siente la presión de 12 mil personas atrás de ti, aclamando al grupo que les está haciendo realidad un sueño. Pero claro está, si no lo vives con tu mejor amigo no significa nada.

“Dedicado al Esteban, mi mejor amigo
y la única persona que fue capaz de
escucharme cuando yo me atreví a soñar”
Octubre 2001. (Editado en Mayo de 2010)

Bustok.

Este es el tema del que hablo más arriba… esta misma canción pedí tres días después de su muerte en Frecuencia Rock, espacio de Radio Futuro que conducía Alfredo Lewin. Me sorprendió mucho saber que Alfredo también sabía la noticia del Esteban y su muerte, pues señaló al leer mi mail que él había visto las noticias y los matinales donde habían hablado de mi amigo.

9 pensamientos en “02 de Octubre de 1999

  1. Lo habia leido antes que me lo enviaras ¬¬ , porque sabes que me encanta como te desenvuelves tan facilmente con las palabras….muy bello sin duda alguna!!!!…..cariños 😀

  2. no puedo dejar de emocionarme, solo gracias Andres por mantener siempre vivos los sueños, las penas y alegrias q en vida nos entrego nuestro amigo ESTEBAN… me quedo con cada una de tus ´palabras se que fuiste su partner en todo, su hermano, su amigo todo… estuve con el su ultimo dia con nosotros disfrute de su mirada su risa hermosa sus consejos para no sufrir como pendeja enamorada…le cargaba q hablara de eso y ese dia de agosto tuve la dicha de escucharlo tocar su guitarra y esos temas de los red hot q aun no le salian jaja y me tuvo sentada esperando q tocara sus canciones y q yo cantara jajaja, ni me las sabia…
    gracias por todo Andres yo tengo en mi mente cada recuerdo de el y sobretodo lo q vivi con el esa noche maldita…
    yo tambien te quiero mucho Esteban…

  3. Amigas Nancy y Andrea, ustedes que conocieron al Esteban… en realidad tengo tantas y tantas historias referentes a mi amigo escritas por ahí… nunca he querido compartirlas mucho pq siento que me cierro mucho frente a eso, pero por sus lindos comentarios creo que debería comenzar a compartir algo que a ustedes también les pertenece.

    Besos para ustedes.

  4. Hermosas palabras Andrés, es muy emotivo tu relato. Por algunos instantes hace olvidarnos de la realidad y centrarnos en nuestro amigo Esteban, que nos dejo muchos momentos valiosos…Aún recuerdo una noche en que estábamos en la plaza con nuestro grupo de amigos y aparecieron unos jóvenes muy apuestos en ese sitio y para la mayoría de las mujeres que estuvieron aquella noche, el primero que obtuvo nuestra atención fue el Esteban, siempre él andaba bien arreglado y perfumado, no dejo impresionadas…

    Siempre me he acordado de los momentos que compartimos, (tú sabes Andrés, siempre comentamos eso) y gracias a mi amigo Esteban que después a todos nos decía que le gustaban los Red Hot Chili Peppers, término por gustarme a mí y me compré hasta el disco, cuándo lo escucho y tocan el tema “Otherside” y “Californication”, me recuerdo de él.

    Gracias por hacernos participes de sus vivencias, es muy bonito volver atrás y recordar a aquella persona que dejó su huella en cada uno de nosotros.

  5. me dio mucha penita leer esto… y creo que es de valientes el compartir los dolores… hay personas que se guardan todo y esos dolores solo amargan y envejecen el alma…. me alegro haberte conocido por una u otra forma… sobretodo ser tu amiga… han pasado cuantos años??? ….. tu recuerdo y sentimientos por Esteban siguen intactos y creo que tu amistad también….eres un sol!

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s