Castillos de Arena

Alguna vez hiciste castillos de arena? onda en la playa, con baldes, palas, moldes y lo mejor, arena húmeda que fuera capaz de mantener una pared, una torre, una fortaleza? Seguro que todos lo hemos hecho en nuestros propios veranos, en esas esperadas vacaciones, cuando no había colegio, reglas, rutina, frío, etc.

Pero, lo has intentado en algún rincón de Santiago? sin playa? sin baldes, sin palas, sin una arena plenamente húmeda?. Sólo con tus manos y las de alguien más?.

Es verdad que suena ilógico, pero es posible, si tienes ganas, si aún piensas que hay momentos que puedes volver vivir, si crees que puedes meter las manos en la arena, ensuciarte, sintiendo el primer viento fresco de otoño. Si crees que puedes volver a recorrer algunos lugares, caminar como en los viejos tiempos, tontear, sorprenderte y asegurar que todo va bien, ya todo puede ser posible, incluso construír un castillo de arena junto a una nueva y pequeña amiga.

Y es que he comprendido que si tienes las ganas es posible que logres resolver cualquier tarea pendiente, así como lo hice yo, buscando mi oportunidad, perseverando por ese sentimiento perdido y que necesitaba reencontrar. Cómo? metiendo las manos en la arena sin temor a ensuciarme, junto a la mejor de mis ganas. Y es que ese era el minuto de hacerlo y mis manos en la arena la mejor fotografía.

Quizás no me explique bien, pero así es mejor. Creo que hay momentos en que no es necesario explicar ni detallar, sólo hay que vivirlos y construír tu propio castillo de arena, inventar reyes, reinas, familiares y mascotas. Reírte mucho, tal como lo habías deseado.

Es tan fácil hacerlo, tan honesto de hacer, puedes ver cuánto te llena, cuánto te limpia el alma, cuánto aire te da, cuántos respiros profundos de satisfacción y cuántas sonrisas puedes entregar unas horas después.

Porqué hablo de esto? porque hay instantes en nuestras vidas tan simples y tan sencillos que te pueden marcar de una manera increíble y es justamente así como me ha pasado a mí. Viví un momento único, en un lugar y en un día único.

Sentí la frescura, la inocencia, el detalle… y con eso me quedo, con eso puedo ser feliz. Ahora me basta con crear un castillo de arena para vivir un momento mágico, para rescatar todo aquello que había creído perder.

Sí, acabo de descubrir que bajo la arena mis manos se sintieron más tibias, tal como ese calorcito que una vez tuvieron y que hoy creo estar recuperando. Al menos así quiero que sea.

Bustok.

2 pensamientos en “Castillos de Arena

  1. bello…como todo lo que escribes cuando te sale del alma. Es impresionante lo que tocan mi corazón tus palabras. Probalemente eres uno de mis escritores favoritos. Sin importar que tengas libros ni editoriales que te respalden.
    Me gusta tu astucia, tu humor, tu sarcasmo, tu sensibilidad, tu observación del entorno y tu manera de plasmarlo. Gracias por llenarme de tus letras y palabras. Había olvidado lo placentero que eso era para mí.

  2. De lo que leo me quedo con la posibilidad de disfrutar momentos de una manera muy simple, siento que el sabor de lo improvisado es más grato, se recuerda más. Tu acá no estás construyendo castillos de arenas, estás construyendo fortalezas y lazos, esos son más fuertes y duraderos.

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s