Diciembre 1999

        Me cansé un poquito de todo esto, nunca quise ser grande, nunca quise ser responsable. Nunca pensé en trabajar y llevar una rutina laboral, siempre supe que eso no era para mí. Lo que yo quería era estudiar, no importaba no tener plata en los bolsillos, ni una polola que te llamara todos los días. Me importaban mis amigos, la pelota, la calle, el sol de las tres de la tarde, cuando el asfalto ardía y nuestras zapatillas se pegaban como un chicle a él. Miro para atrás y es eso lo que veo en el diciembre de 1999. Diez años atrás era todo tan distinto, pocas cosas me hacían daño, pocas personas me importaban realmente. Podía pasar la tarde completa arrimado a la sombra de un árbol viendo como pasaba nada, escuchando la nada, comiendo nada y esperando nada. Diciembre diez años atrás era mucho menos complicado que este diciembre de 2009, quizá mi más grande preocupación era estudiar una carrera… pero hasta por ahí nomás, siempre supe que iría a la Universidad y ese paso era algo lógico en mi vida, era como pasar del Cuarto Medio a un ‘Quinto Medio’. Y yo había pasado de curso.

Rec

        La música, la comida, las amistades, las calles, la gente, la vida en sí, todo, absolutamente todo era, muy distinto.

        Esta mañana al salir de la casa al trabajo sentí el olor a diciembre, el aire de diciembre. el ambiente a diciembre y puta que sentí pena, recordé mis mejores diciembres, esos de término de año escolar cuando el Carmela Carvajal temía la hora de salida, pues sabían que los machotes del Arturo Alessandri aguardaban en Marín con Italia cargados de tomates, bombas de agua, barro y pociones putrefactas. Esos diciembres en que siendo todavía más chico tomaba una micro por Bilbao y enfilaba al Club Providencia a mis clases de natación que se repitieron casi tres años seguidos. La mañana en que junto a mi amigo Esteban gasté todos mis ahorros del año para tener por fin a ‘Little Pea’ en mis manos. Los diciembres en Rancagua, viajando todas las mañanas acompañando a mi papá para ganarme unas lucas vendiendo libros.

        En fin, sin duda es diciembre en su versión 1999 el que más añoro, el que más extraño, diez años atrás pensaba cómo sería el día de hoy, nada ha cambiado mucho. salvo que las micros ya no sean amarillas, ya no encuentres Kapos a 100 pesos y las Spice Girls se hayan separado. Casi todo lo demás sigue igual. Lo que cuesta es asumir que ya no puedo hacer, tener y vivir lo que ahí ocurrió. Además no es el ’99, son sólo los últimos días de ese año, cuando estaba solo y era feliz, cuando podía correr detrás de una pelota y no me cansaba, cuando era todavía más flacuchento, cuando a mis amigas no les contaba penas de amor, cuando mis amigos eran amigos más de carne y hueso y no virtuales… cuando los amigos eran los del barrio y no una española detrás de una webcam.

        Es extraño todo esto. No es que ahora sea infeliz, de algún modo he conseguido lo que me he propuesto, el problema es que mis expectativas no son tan altas como las del común de la gente, siempre me he conformado con poco y auque eso hable mal de mí, yo igual me río todas las mañanas y duermo tranquilo por las noches a diferencia de muchos otros que gastan la mitad de su sueldo en siquiatras y pastillas mientras sus hijos se gastan la otra mitad de dinero en putas y drogas. Pero tampoco me gusta hablar mucho de esto, creo que la gente que se pasa hablando de la vida termina sin vivir la suya. Yo a veces caigo en eso y me deprimo mucho cuando me doy cuenta, por eso salgo a caminar y prefiero recordar un diciembre de hace 10 años, pues mi memoria es frágil con ciertos aspectos y si miro tan atrás es lógico que recordaré lo que más me acomoda y gusta. Bueno, en general uno siempre hace eso.

        No trato de decir nada, ni hacer entender a nadie, sólo quiero vomitar como tantas veces lo que despierto pensando, yo no le quiero hacer daño a nadie, sólo quiero revivir diciembres pasados, a gente que fue importante, personas que quise de verdad y que me hicieron sentir querido, quiero volver a aquella época y llevarme a algunos de los que hoy son parte de mis alegrías.

        Yo no sé si todo tiempo pasado fue mejor, eso se lo dejo a la gente que estudia en alguna parte la carrera de inventor de frases hechas, por mi parte prefiero reconocer que aunque no tenga objetivos muy claros en la vida, sí tengo algunos un poco difusos. Para mí es difícil saber que es lo bueno y que es lo malo entre todo esto. El problema es que todo esto esta cada vez mas grande y más complicado. Una muy buena persona, que de seguro leerá esto, anoche me dijo que estoy en un período de toma de decisiones. Ella tiene razón, debo tomar una decisión para encausar mi futuro, el problema es que cuando me veo envuelto en estas situaciones por lo general no me muevo y afecto a los demás. Uno siempre está afectando a todo el mundo, alguien debiera hacer algo al respecto.

        Para mí esto es demasiado importante y siento que las cosas importantes no tienen horario, por eso escribo en medio de mi ajetreo, aunque tampoco puedo decir que las cosas estén demasiado mal, porque en realidad no sé exactamente de que se tratan. Sólo tengo una vaga idea de lo que me rodea.

Bustok.

4 pensamientos en “Diciembre 1999

  1. Me parece simplemente genial, ami también me pasa lo mismo sobre todo con olores recordar cosas de pasado, también creo que esas frases hechas de todo pasado fue mejor es una mentira de las mas grandes todos los momentos tienen algo de bien y algo de mal solo que creo que uno tiende a recordar más lo malo porque es lo que mas duele o lo que más cuesta superar en vez de esos momentos o pequeños instantes de felicidad. Es muy cierto que uno afecta al resto cuando anda como digo yo con la nube gris volando sobre nuestras cabezas y claramente nos encerramos en un círculo vicioso de mala onda… a veces simplemente no estamos preparados para tanta responsabilidad en la vida que necesitamos detenerlo todo y reflexionar… te leo y por cierto me encantó natalia molina buen dato! agragado a mi itunes 🙂

  2. Grande Rivarola!
    buena la pluma! al parecer el texto cumple su objetivo. hacerme creer k todo eso sale del cuore! desde lo más profundo.
    sin saber nada de la k te pasa, te cuento k me rijo x algunos axiomas… no privilegiar lo monetario, no ser ambicioso en mala y no esforzarme para ser el mejor (xk el mejor es uno solo, y acaso el resto, los millones del resto no sirven para nada?, ajajaja k estupidez + grande). mucha gente no me entiende, pero los miro y me miro, y creo tener razón.
    saludos Campeón y mejor disfruta la copa! jajaja

  3. Un año atrás estaba haciendo cosas que no había imaginado que haría en 2008 y ahora estoy en una posición que no imaginaba hace un año. Aveces extraño a personas o la simpleza de ser una escolar pero, a la vez, no retrocedería en el tiempo porque todo lo vivido me ha hecho aprender. Uno se ve modificado y modifica a otros, me encanta eso.
    Me encantó lo que escribiste.
    Saludos!

No seas vaca y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s